Testimonio #16

Ángela

Muchísimas gracias a todos los profesores y personal de secretaría vuestro Centro.

Sean ha pasado un año muy contento y feliz además de muy productivo.

Estamos encantados y muy agradecidos.

Ahora él comienza otra etapa pero siempre guardará muy buenos recuerdos de Díaz Balaguer.

Saludos cordiales,

Ángela (madre de Sean Leitch)

Testimonio #15

Mamen Perera

Madrid, 17 de Junio de 2019

Querida Isabel,

Quiero compartir contigo mi experiencia como madre de un alumno que ha cursado este año bachillerato en vuestro centro educativo.

Hace un año, tomamos la difícil decisión de cambiar de colegio a nuestro hijo, justo el último curso de bachillerato, porque se le había atragantado el Dibujo
Técnico, que nunca había dado, y el colegio -uno de los más prestigiosos de España, de esos que siempre salen en el top 10 de los rankings de los
periódicos – no nos daba más solución que repetir, cuando lo que queríamos era cambio de bachillerato a alguno que no tuviera esta asignatura. Puedes
imaginar el “drama” de separase de sus amigos en plena adolescencia, pero teníamos claro que en aquel momento lo que necesitaba era superar el curso
y creer en él y su capacidad.

Un amigo nos habló de una academia en Madrid donde preparaban muy bien para la selectividad, que además tenía bachillerato, así que llamamos y
cerramos una entrevista contigo. Cuando nos explicaste que lo que os distinguía era que estábais centrados en el alumno por encima de todo,
cualquiera pensaría que es parte del argumentario de marketing. Sin embargo ha sido así desde el principio: profesores que crean un ambiente de
responsabilidad en clase, desde el respeto, que diseñan clases pensando en su aprendizaje de cara a selectividad desde el minuto uno, exámenes desde la
primera evaluación con aspecto de selectividad para que en junio el formato les sea muy familiar, recuperaciones de asignaturas cerca de la fecha del
examen regular y donde la nota de la prueba se respeta, suspensión de las clases durante la semana de exámenes para que puedan estudiar, curso
intensivo de selectividad una vez acabadas las clases de bachillerato, seguimiento muy cercano de la evolución del alumno a través del tutor,
asignaturas no troncales que les interesan y les hacen mantener una actitud positiva hacia el aprendizaje, actitud “tú puedes” hacia los chavales…
Ya desde principio de curso lo noté en él. Llegaba a casa y venía con descubrimientos que quería compartir, cuando nunca antes había pasado:
¿sabes que antes la tierra estaba toda junta? ¿sabes que las hormonas condicionan nuestro comportamiento? ¿sabes lo que cuesta una licencia de
taxi y una de cabify? ¿sabes que los romanos tardaron casi 200 años en conquistar las mesetas? Y esto tienen que ver con la forma en la que los
profesores diseñan sus clases, buscando hacerles pensar y descubrir, y usando las herramientas que lo hagan más ameno y sobre todo efectivo. Supe
entonces, en esas primeras comidas familiares, que habíamos tomado la decisión correcta, independientemente de los resultados que obtuviésemos.
Porque su espíritu de aprender estaba renaciendo, venía muerto del colegio
anterior.

Noté también enseguida un mayor sentido de la auto-responsabilidad: se planificaba los trabajos en equipo, las fechas para estudiar los exámenes, los
trabajos para clase, … y estoy segura de que tiene que ver con esa forma que tenéis de tratar a los alumnos como adultos, de igual a igual, y no como a
niños. Si vosotros le dais la responsabilidad, ellos la recogen. No hay control, hay confianza de serie. Y lograr despertar esa capacidad de esfuerzo (porque
ha hecho un esfuerzo constante a lo largo del curso) ha sido clave. Se ha esforzado mucho, ha estudiado a diario, sin tener que perseguirle, y ha pedido
ayuda cuando lo ha necesitado.

Hace un año estábamos con la angustia de saber que su colegio le hacía cada vez más pequeño, le quitaba confianza, y se sentía el torpe de la clase por
haber suspendido pese a estudiar constantemente. Hoy, tras aprobar segundo de bachillerato y la Selectividad en primera convocatoria, estamos viendo a
qué universidad va porque quiere estudiar ingeniería informática. Sé que es muy difícil, pero la confianza la ha adquirido este año, y eso le ha permitido dar
su mejor versión. Es el mejor regalo que podéis hacer a los adultos del mañana. No he conocido un centro educativo igual, y quiero daros las gracias y la
enhorabuena por ello, porque todo surge de vuestra pasión por pensar en los alumnos por encima de colegio, profesores o cualquier otra cosa. Y por
tratarlos con respeto, entendiendo la dificultad del curso, y poniéndose en “sus zapatos” constantemente, mejor dicho, viviendo en ellos.

Enhorabuena a todo el equipo de profesores y gestores de Diaz-Balaguer. Y especialmente al tutor de mi hijo, Enrique Fresneda, que además de ser una
bellísima persona nos ha tenido siempre informado de la evolución del aprendizaje, ¡y además fue su profe favorito!.

Mi profunda admiración y respeto a todos ¡sois unos cracks!.

Mamen Perera

Testimonio #14

Paloma P.

Los valores, la autoestima personal e inteligencia emocional, para nosotros es lo que más vale, más que una nota sobresaliente. Porque realmente en la vida nadie lleva escrita en la frente la nota académica que tiene, pero sí se ve el tipo de persona que eres.

Queremos dar las gracias al equipo Díaz-Balaguer, y en especial a la tutora de nuestro hijo Miguel, por el trato tan humano y cercano que han tenido con él.

Sólo ha estado un año, pero llegó con una autoestima bajita y cada día que pasaba, en casa, le veíamos mejor. Más feliz, parlanchín, comunicativo, mejor carácter, etc. y todo debido al ambiente y trato recibido durante este año.

Testimonio #13

Susana

Querida Isabel y queridos profes de Balaguer:

Hace justo un año, mi hija comenzaba con vosotros, lo que para ella sería, por fin, su último curso escolar.

Después de varios años de gran sacrificio y constancia, superados a veces de manera casi angustiosa, llegamos a la conclusión de que  2º de bachillerato, sería más sensato hacerlo en aquel sitio, del que alguien un día me habló…

Conocer a Isabel, fue suficiente para saber que no me equivocaba, aunque convencer a una adolescente tímida de que hacíamos lo correcto, no fue tan fácil.
Esta vez, al enfrentarse a un sitio nuevo, los fantasmas del aislamiento y la ansiedad, estarían más presentes que nunca.

Sin embargo, el instinto de madre me decía, que aquello saldría bien y volqué todas mis energías en hacer del desaliento, ilusión.

No pretendo aburrir con una experiencia personal, sobre la que cada persona, tendría su propia opinión.

Simplemente quiero daros las  GRACIAS por ser unos auténticos maestros, en llevar a la práctica algo que, parece hemos olvidado.  Cuando CREES de verdad en las personas, en el mayor o menor potencial que todos tenemos dentro, milagrosamente surge lo mejor de nosotros mismos.

Sólo hace falta ver que alguien cree en ti, para que comiences a pensar que,  eres capaz de hacerlo !

Hoy, a las puertas de Universidad, no olvidará muchas de las cosa que vio y escuchó en Balaguer cuando, con el paso de los años y si Dios quiere, ella misma se dedique a la docencia.  Esa docencia de verdad, que parece olvidada, pero que vuelve a ilusionar a las personas.

Me encantaría nombraros a todos pero, para no correr el riesgo de olvidarme de alguno, sólo mencionaré como ejemplos entrañables, las conversaciones con Raquel y las tutorías de Quique.

MUCHAS GRACIAS  Isabel, por vuestra cercanía, cariño y amabilidad.  Ha sido poco tiempo, pero el suficiente para ser uno de esos trenes que pasan rápido por la vida, pero quedan siempre en el recuerdo.

Con todo mi cariño,

Testimonio #12

Familia Miranda – Castaño

Cuando nuestro hijo (diagnosticado con déficit de atención) inició 1º de bachillerato en el Centro de Estudios Díaz Balaguer por haber recibido buenas referencias del mismo, se nos volvieron a presentar las dudas que, inevitablemente, aparecían cada comienzo de curso: tendrá capacidad para afrontarlo, lo podrá finalizar adecuadamente….

Tras el satisfactorio final de curso, es de justicia agradecer a la Directora, a su Tutora, y a todo el claustro de profesores de 1º de bachillerato, su calidad profesional como docentes y, por supuesto, la sensibilidad de su docencia para con niños diagnosticados con “Déficit de Atención”.

Este pasado curso ha sido la primera vez que realmente nos hemos sentido apoyados para afrontar las dificultades que tiene mi hijo con el estudio. No solo ha obtenido buenos resultados sino, lo más importante, ha recuperado la confianza en sus posibilidades. Confianza y seguridad en sí mismo que, por un mal tratamiento del problema o por indiferencia a su situación, hacía que comenzara cada curso con la certeza de no poder superarlo.

Quiero dar las gracias por todo, y por la tranquilidad que nos habéis traído, en nuestro nombre y en el nuestro hijo.

Un fuerte abrazo,

Testimonio #11

Familia Llansó González-Anleo

Quiero mostrar mi agradecimiento a todas y cada una de las personas que forman parte del Centro de Estudios Díaz Balaguer. A la directora, la tutora de mi hijo, todos los profesores y demás personal del Centro. Gracias por vuestra amabilidad,  paciencia y cariño. Y gracias porque mi hijo afronta la universidad preparado y con la autoestima alta.
Me gustaría, con este testimonio, ayudar a otros padres que estén buscando un colegio en el que se preocupen de sus hijos no solo en el aspecto académico, sino también como persona, ayudándoles a confiar en sí mismos.

Testimonio #10

Madre de Gonzalo Vargas-Zúñiga

Quiero agradeceros el trabajo realizado con mi hijo Gonzalo estos dos años en Díaz-Balaguer, lo que le ha permitido alcanzar sus metas y que hoy esté felizmente en la universidad.

Un abrazo

Testimonio #9

Francisco Arbás y Ana Martín

Quiero trasladar, en mi nombre y el de mi mujer, nuestro eterno agradecimiento al claustro de profesores, jefe de estudios y dirección, por la magnífica docencia ejercida sobre nuestro hijo. Con vuestro apoyo, seguimiento y empatía, no solamente habéis conseguido que mi hijo finalice el bachillerato, sino que además, le habéis devuelto la confianza en sí mismo y, algo muy importante también, que con esfuerzo, dedicación y constancia todo puede conseguirse. Muchísimas gracias.

Testimonio #8

Cristina Noriega

“Luis y yo tenemos un objetivo o meta muy claro con respecto a nuestros hijos, que es encaminarles, lo mejor posible, hasta la puerta de la Universidad. A partir de ahí ya son dueños de sus actos y sin dejarlos de apoyar, tendrán que asumir su propia responsabilidad.

Por eso quiero agradecer a la tutora y a todos los profesores, incluida la Directora, el magnífico trabajo realizado durante todo el curso, este esfuerzo conjunto ha hecho posible que nuestro hijo acabe el Bachiller y apruebe la Selectividad”

El ha estado muy cómodo y a gusto con todos, desde el principio hasta el final, y eso le ha motivado y le ha hecho poner más interés por el estudio, y ahí están los resultados.

¡ Muchísimas gracias por todo !

Un fuerte abrazo”.

Testimonio #7

Familia Gómez – Aguirre

“La familia Gómez Aguirre, queremos daros muchísimas gracias por todo lo que habéis hecho por Fernando en este año tan importante que es 2º de bachillerato. Ha estado feliz, muy contento, y ha logrado todos los objetivos que se había marcado, incluída la selectividad. Ha sido un gran acierto elegiros! Muchísimas gracias a todo el equipo de Díaz Balaguer, a la dirección, tutora y todos los profesores.

Un fuerte abrazo para todos”,

Testimonio #6

Familia González – Arias

“La familia González Arias quiere mostrar su admiración y agradecimento por el trato y la atención que habéis tenido con nuestra hija Carol. Sin vuestra profesionalidad y dedicación sus resultados no habrían sido posibles. Rogamos hagáis extensible nuestro agradecimento al resto de profesores y a la Díaz-Balaguer en su conjunto. Fue una gran suerte encontraros y un acierto confiaros el futuro de nuestra hija pequeña.

Os recordaremos siempre y no olvidaremos lo que habéis hecho por Carol.

¡ Muchísimas gracias por todo !

Un fuerte abrazo”.

Testimonio #5

Madre de James Smith

Muchas gracias a todos los profesores de mi hijo por motivarle y animarle cuando todo parecía perdido.

Gracias por vuestra profesionalidad y generosidad, por valorar a nuestro hijo por su potencial y no solamente por sus resultados cuantitativos. James ha recuperado la seguridad y autoestima que perdió hace tiempo y, a partir de ahora, estoy convencida, va a luchar por convertirse en el adulto que se merece.

Testimonio #4

Familia Delibes – Cuadrado

“De verdad que no tenemos palabras para deciros lo que ha significado para Diego estar con vosotros. Diego llegó al Centro de Bachillerato Díaz-Balaguer después de haber estado en 2 colegios y con bastantes problemas académicos que le ocasionaron , a su vez, problemas psicológicos. En vuestro centro encontró ese apoyo , esa dedicación y esa atención personalizada que necesitaba. Siempre para él fue una tortura ir al colegio  y este año iba encantado. Tanto sus profesores como sus compañeros le han acogido con mucho cariño.

El haberle llevado a vuestro colegio ha sido una de las mejores decisiones que hemos tomado.

Un abrazo enorme y gracias de nuevo.”

Testimonio #3

Elena

La elección del colegio para nuestros hijos es algo que llega a quitarnos el sueño, queremos lo mejor para ellos y hay momentos en que las mismas circunstancias obligan al cambio: en el colegio de toda la vida no hay bachillerato, un desplazamiento…

En nuestro caso tuvimos que tomar la decisión del primer cambio al terminar la ESO… ¿Dónde queríamos que nuestro hijo estudiara el bachillerato? Pusimos todas las opciones encima de la mesa y nos inclinamos por la que nos recomendaba el colegio anterior.

Al terminar el curso a nuestro hijo le quedaron tres asignaturas pendientes, pero lo que es peor, una autoestima que difícilmente le hacía pensar que fuera capaz de nada bueno. Nuevamente había que tomar una decisión…

En Madrid hay muchos centros “famosos” donde cursar el bachillerato. Sin embargo, esta vez queríamos un lugar donde le hicieran creer que era capaz de lograrlo. Un centro que le hiciera recuperar su autoestima. Y eso es lo que le hice saber a la directora del centro de estudios Díaz Balaguer en nuestro primer encuentro.

Mi hijo empezó segundo de bachillerato con dos asignaturas pendientes de primero y reconozco que el comienzo no fue fácil. Nuevo entorno, nuevos amigos para una persona reservada como él, todo un reto. No obstante, fue adquiriendo la confianza ya que el trato con los profesores desde el primer día era amable. Nunca he entendido que ser “buen profesor” tenga que ser sinónimo de hostilidad, algo con lo que me he encontrado en muchos centros salvo en el centro de estudios Díaz Balaguer. Mi hijo fue sintiéndose cómodo, algo que fue reflejándose en sus resultados

académicos. Y nosotros también. Los profesores, la tutora y la directora siempre fueron accesibles. Siempre contestaron a las llamadas y estuvieron dispuestos a disipar cualquier duda y a ayudar para que tomáramos las medidas y decisiones adecuadas.

Nuestro hijo aprobó el curso y también la selectividad en junio, y hoy, unos años después, ha superado el primer curso de arquitectura.

Testimonio #2

Cristina Bel

“Cuando nuestro hijo llegó al Centro de Bachillerato Díaz Balaguer no confiaba en sus posibilidades ni en sus capacidades personales.

Allí, no sólo le han aportado un estupendo nivel de conocimientos, sino, lo que es más importante: se han preocupado de su formación integral como persona, haciéndole sentirse seguro, valorando su trabajo y esfuerzo y ayudándole a recuperar la confianza en sí mismo. Muchísimas gracias”.

Testimonio #1

Gloriana Hernanz

“Gracias al equipo de Díaz-Balaguer por ignorar los ranking, por valorar a las personas y no a los porcentajes”.